Capturar el día más bonito de la vida de alguien, ¡tiene que ser una experiencia única! En este blog, la fotógrafa nupcial Marije Baan nos lleva a Noruega, dónde fue invitada a fotografiar una bonita boda con ayuda de su objetivo Sigma 35mm Art-lens y el Sigma 85mm Art-lens.   

¡Ser una fotógrafa nupcial es una profesión increíble! Tienes la oportunidad de formar parte del día más bonito en las vidas de la pareja que se casa. Un día donde prevalece el amor, dónde todo el mundo disfruta, y dónde normalmente tienes la oportunidad de quedarte en una ubicación increíble. Conseguir fotografiar todo esto y ser testigo de esas miradas de confianza que intercambia la pareja, cada vez sigue siendo una experiencia única. 

Marije Baan

Cuando mi colega y yo escuchamos en diciembre de 2016 que Wessel y Linsey querían contratarnos para su boda en Noruega, ¡estábamos entusiasmados! Era un sueño que se hacía realidad, como mínimo. Así que el 8 de marzo, partimos hacia Noruega. Estábamos entusiasmados por ver la nieve, las montañas, experimentar la paz y tranquilidad, ¡y el lugar! Llegamos el día antes, para así tener el viernes para conocer los alrededores y prepararnos adecuadamente para la sesión de la boda.

Marije Baan

¡La boda fue para enmarcar! El día empezó en la casa dónde viven Wessel y Linsey. Durante el momento de vestirse, use principalmente mi objetivo Sigma 35mm Art. Consigue un gran angular amplio en un espacio pequeño y te permite capturar los detalles perfectamente. Luego Wessel vino a buscar a su Linsey. Cómo todavía había mucha nieve, y el suelo se había congelado la noche anterior, estaba bastante resbaladizo. Linsey tuvo que ir con mucho cuidado en el momento de salir de su casa, pero por suerte, todo salio perfectamente. Para estos momentos, el objetivo Sigma 85mm Art es ideal. Puedes mantener la distancia con la pareja que se casa, lo que les da la posibilidad de experimentar por completo ese momento especial entre ellos dos. Gracias al rápido autoenfoque, puedes capturar rápidamente momentos emotivos, sin perderte nada.

Marije Baan

Marije Baan

Para la sesión fotográfica de la boda, nos dirigimos a las montañas de Hemsedal. Wessel está totalmente enamorado con las rocas robustas, así que, por supuesto, tenían que servir como elemento de fondo. Un poco más arriba en la montaña, creamos momentos increíbles y emotivos. Las fotos detalladas de la novia y el novio también se sacaron aquí. Realmente creo que el Sigma 85mm Art es un objetivo obligatorio para estos momentos. El objetivo no es para nada ligero, pero en comparación con el Canon 70-200mm, se maneja con una estabilidad mucho mejor. No tiene IS, pero prefiero mantenerlo estable yo misma, en lugar de que el objetivo corrija mis movimientos. Es increíble de cómo eres capaz de hacer que la pareja de novios realmente resalte respecto al fondo. El objetivo es tan claro como puede ser. Incluso hubo un par de fotografías dónde hasta yo me impresione. Los ojos de Linsey estaban clavados en los suyos. ¡Es algo realmente genial de ver cuando están revisando las fotografías!

Durante la ceremonia, el Sigma 85mm Art también fue ideal. Aquí tampoco tenía que acercarme demasiado a la pareja. De hecho, no quieres ser un elemento intruso durante este momento importante. También es mejor para capturar las emociones de los invitados 'sin que se den cuenta'.

Marije Baan
La cena y la fiesta tuvieron lugar en una cabaña vikinga tradicional. Una increíble caballa antigua de madera con todo tipo de detalles vikingos. Había velas y candeleros por todos lados, como si estuviésemos cenando en una fotografía de Pinterest. Era tan acogedor, ¡una atmósfera verdaderamente increíble! Pero para nosotros, esta oscura cabaña vikinga fue un reto. No entraba ni un solo rayo de luz a la casa, sólo había luces de velas. Así que, nos alegramos mucho de haber traído ese increíble equipamiento con nosotros. En parte, gracias a Photospecialist, teníamos con nosotros dos Canon 5D mark IVs y una Canon 5D Mark III. Especialmente, los dos objetivos Sigma y la 5D Mark IVs nos salvaron la vida en la casa oscura. El objetivo pasó algunos malos ratos enfocando, pero en general, todo fue bastante bien.

Marije Baan

Marije Baan

Anteriormente, ya había alquilado el objetivo Canon 85mm 1.2 varias veces, pero desafortunadamente, este objetivo no cumplió con mis expectativas. Conozco a mucha gente que está encantadísima con este objetivo, pero para mí, nada supera al Sigma 85mm Art. Con el Canon, a menudo tenía problemas con el lento autoenfoque, haciendo que me perdiese el momento. Pero el Sigma fue perfecto en cada intento. Además, creo que el Canon tiene unas aberraciones cromáticas considerables, ¡pero con el Sigma esto es mínimo! Este genial equipamiento definitivamente nos ha ayudado a conseguir una sesión increíble, con la que estamos realmente contentos.